Coaching

Coaching

¿Cómo trabaja el coaching?

Como entrenamiento personal que optimiza el potencial de las personas, el coaching ayuda a soltar el lastre que muchas veces nos impide afrontar nuestro destino. Gracias al coaching se superan las situaciones que, en apariencia, conducen a un callejón sin salida. El coaching abre la perspectiva, amplía el horizonte. La repetición de un mecanismo que falla no ayudará a que funcione. Sólo con el cambio a un mecanismo óptimo se conseguirán los objetivos propuestos. El coaching será esa herramienta.

 

¿En qué consiste una sesión de coaching?

En una sesión de coaching, el coach analizará con el cliente la situación problemática, sus complejidades, sus limitaciones, sus alternativas y sus oportunidades. Entre todas esas opciones, corresponde al coach y al cliente elegir la más conveniente según un plan de acción establecido. El cliente se compromete entonces a cumplirla antes de la siguiente sesión. De esta forma, se constituye un proceso de acción-aprendizaje que se alimenta sesión tras sesión hasta la consecución del objetivo final.

¿Para qué puede el coaching servirme a mí?

El coaching fomenta la acción, cuya repetición lleva al aprendizaje, que termina traduciéndose en nuevos hábitos y, finalmente, en nuevas identidades. Lo que persigue el coaching es la realización personal, la construcción de una identidad íntegra, cuyos componentes estén en equilibrio.

¿Cómo sé si necesito un coach?

La relación que se establece entre el coach y su cliente se fundamente principalmente en la confianza, la confidencialidad y el compromiso entre ambas partes. De nada sirve el proceso de coaching si luego no se aplica a la vida real, ya sea laboral, emocional, sexual, económica o espiritual. Así, el coaching puede ayudar a dejar de fumar, a escribir un libro, a cambiar de trabajo, a controlar el estrés, a conciliar la vida personal con la profesional, a montar un negocio, a ponerse en forma, a rejuvenecer, etc. En definitiva, cualquier objetivo personal o profesional que una persona desee conseguir y, por sus propios medios, se vea incapaz de hacerlo