El pan ya no es lo que era, consume el que no te enferme  ni a ti ni a los niños.

pan integral saludable

El pan de nuestros días ya no es aquel alimento completo, rico y nutritivo que hacían nuestros abuelos. El pan actual, en muchos casos, es un simple comestible de baja calidad, sometido a diversos procesos, como el refinamiento de la harina, que le quita el valioso germen que contiene la mayor parte de vitaminas y micronutrientes necesarios para la salud. Se utilizan productos químicos para tratar la harina y se emplean métodos de conservación que no dejan ni un solo nutriente vivo en lo que se supone debía ser un alimento.

Hoy, la mayor parte del pan que consumimos, es una simple barra de almidón, que aparte de no tener nutrientes esenciales para nuetro organismo y ser demasiado rico en calorías vacías, actúa como una bomba para nuestro organismo que provoca una reacción en cadena muy perjudicial para la salud, donde podemos empezar con diversas sintomatologías:

  • Estreñimiento
  • Exceso de peso
  • Hemorroides
  • Descalcificación de huesos y todas sus enfermedades relacionadas 
  • Generación desproporcionada de mucosidades internas y  afecciones respiratorias, habituales en niños.
  • Agotamiento de las reservas de vitaminas y minerales

Hablamos de una reacción en cadena, porque un síntoma lleva al otro. Por ejemplo, para poder sintetizar el almidón en nuestro organismo, necesitamos una gran cantidad de vitaminas del grupo B, que están íntimamente relacionadas con nuestro sistema nervioso o multitud de procesos bioquímicos del organismo. La generación de mucosidades internas, dificulta enormemente el trabajo de nuestro intestino, que es nuestra primera barrera de seguridad y donde nuestro sistema inmune realiza gran parte de su trabajo.

No es extraño encontrar a personas que consumen mucho pan refinado, con obesidad, trastornos del sistema nervioso, como estrés, ansiedad o depresión, sistema inmunitario debilitado como catarros y procesos gripales recurrentes, mucosidades, cansancio físico, debilitamiento, insomnio etc.

La mucosidad y afecciones respiratorias infantiles

El pan, o harinas refinadas en general (son a las que les falta el germen, la cáscara donde están los nutrientes, no son harinas integrales) son una de las razones por las que podemos debilitar nuestro sistema inmunitario, perpetuar catarros y mucosidades, muy típicas en niños que  empiezan en el cole y cuyos padres se sienten impotentes por no saber qué hacer para ayudar a sus hijos y donde la única explicación que encuentran es: “Los niños del colegio contagian al mío”, pero sin embargo, no vemos todo el pan que le damos en comida, merienda y cena, galletas, pasteles, postres y todo tipo de productos elaborados con harinas refinadas, que son los verdaderos causantes de la mucosidad y de la sobrecarga intestinal que dificulta el trabajo del sistema inmunitario, por lo tanto, aunque el pediatra no nos lo diga, el primer paso en estos casos, es reducir o evitar por un tiempo el pan, y obviamente que el que se tome, sea integral.

El pan recomendado y bueno para la salud, es el pan integral de verdad, (no harina blanca con salvado), hecho con levadura natural y a ser posible, dextrinado.

Qué debemos evitar:

  • Evitar consumirlo en las comidas, es un alimento por sí mismo y está considerado un  hidrato de carbono, que si lo mezclamos con proteína por ejemplo, dificultará la digestión.
  • No tomar panes de varios cereales, como por ejemplo trigo y centeno mezclados.
  • Evitarlo a la cena o en las horas próximas de irse a dormir.
  • En caso de enfermedad o debilitamiento, debemos optimizar al máximo el funcionamiento de nuestro organismo, y ya sin entrar en temas de ayunos y demás protocolos saludables, evitar el pan por un tiempo, nos ayudará a mejorar el funcionamiento de nuestro intestino y del organismo en general.
ruben misa terapias naturales en vigo. Cursos de Reiki y tecnicas de liberacion emocional

Rubén Misa

 

 

 

 

 

 

centrodesalud satyana terapias naturales y formacion en vigo