• Azúcar: Estado de Emergencia

    Azúcar: Estado de emergencia

    La droga que consume toda tu familia y de la que ni los niños pueden escapar: Documental, reflexiones y trastornos asociados.

    Por Rubén Misa

    los peligros del azucar

    El azúcar se puede relacionar perfectamente con la situación del tabaco hace muchos años, una sustancia que se cobra la vida de millones de personas, pero que durante mucho tiempo, fue un símbolo de distinción, algo elegante, un recurso cinematográfico para resaltar ciertos rasgos especiales del protagonista y donde hasta hace muy poco, no se antepuso la salud a los intereses económicos.

    Hoy, el azúcar, está presente en nuestras vidas a unos niveles inimaginables en prácticamente cualquier comida procesada, por el simple hecho de que la hace más atractiva y sabrosa, aunque provocando todo tipo de trastornos asociados, que aún siendo evidentes, no cuentan con la movilización suficiente como para que las autoridades tomen cartas en el asunto a nivel internacional, ya que los intereses económicos relacionados con el azúcar son desproporcionados.

    ¿Qué cosas comemos con azúcar aparte del que le echamos nosotros a los alimentos?

    • Productos de panadería: Bollería, magdalenas, ciertos panes, galletas etc.
    • Productos de pastelería: Podemos definir estos comestibles como azúcar acompañados de otros compuestos.
    • Refrescos: Para muchos jóvenes, la mayor fuente de ingesta de azúcar, donde solo una lata individual, puede tener de media el equivalente a unos 7 azucarillos.
    • Conservas: El azúcar actúa como conservante por su absoluta falta de nutrientes que imposibilita las condiciones mínimas de vida, ya que no tiene agua, ni proteínas, ni minerales, ni ácidos grasos ni oligoelementos y es habitualmente utilizado en las conservas con todo tipo de nombres para referirse al azúcar.
    • Y muchos más: Helados, mermeladas, leches y bebidas edulcoradas, yogures, zumos, productos hechos con chocolate, frutas en almíbar, turrones, polvorones, salsas, cereales, caramelos, chicles, licores, jarabes, fiambre y todo tipo de comida elaborada.

    Azúcar como principal causa de obesidad

    La obesidad, exceso de tejido adiposo, suele ser por consumir muchas más calorías de las que podemos quemar, donde el azúcar es una de las formas más rápidas de conseguirlo, aunque contribuye también la gran disponibilidad de alimentos que tenemos, el habernos acostumbrado a tomar alimentos con un aporte energético hiper concentrado, trastornos del sistema nervioso que nos hacen comer compulsivamente o ciertos hábitos de vida como el sedentarismo.

    “Algo menos de 2 azucarillos aportan 40 KCal, que si están por encima de las necesidades de la persona y se consumen diariamente, aportará un incremento de peso de 150 gramos al mes, 1.8 kilos al año y 18 kilos en 10 años. Un solo refresco hace el trabajo de 4 días”

    El azúcar en los niños: Estado de emergencia.

    Vivimos en una sociedad, donde por alguna razón que ya desarrollaremos desde otros departamentos de centrodesalud®, hemos ido perdiendo nuestra capacidad de discernimiento, hasta el punto de que, bien porque socialmente está extendido, o bien porque “todos lo hacen”, hemos empezado a dar altísimas cantidades de azúcar a los niños, con graves consecuencias para su salud y para su carácter, y los estudios y la información de la que disponemos, no solamente no ha frenado este disparate, sino que va en aumento.

    El problema empieza cuando el niño aún es un bebé, y donde padres y la sociedad en general, empiezan a modificar el sentido del gusto del pequeño, adulterando la capacidad de percibir el sabor dulce al darle todo tipo de golosinas, galletas, chocolates, cereales, caramelos y comestibles azucarados.

    “El 7% de lactosa que tenía la leche materna, un alimento muy dulce por si mismo, se vuelve insignificante frente a las grandes cantidades de azúcar que llevan la mayoría de alimentos artificiales, perdiendo el bebé la capacidad de sentir placer por el dulzor natural y acostumbrándose a los hiper edulcorados”

    El azúcar provocará en el niño una sobre estimulación, un estado de cierta hiperactividad, excitación, dificultad para conciliar el sueño, irritación de mucosas y por consiguiente, mayor dificultad para el sistema inmunitario de mantener a raya virus y bacterias. También provocará carencia de micronutrientes, ya que el azúcar necesita grandes cantidades de vitaminas y minerales para poder ser sintetizado por el cuerpo, lo que hará utilizar aquellos nutrientes que ingerimos con la comida, que en el caso de niños, muchas veces, ya escasea si no toman suficientes frutas, verduras o legumbres.

    Los niños de nuestra sociedad, muy pocas veces tienen elección, lo normal es que se les de una dieta rica en azúcares artificiales y los trastornos provocados por este tema, se convierten en algo social, típico de su edad y normalmente aceptado por la medicina convencional, donde reducir el consumo de azúcar se deja en una  simple recomendación sobre la que no se hace suficiente hincapié, como dando por hecho que es un mal menor o una guerra perdida ya de antemano.

    Existen numerosos estudios en diversos países que relacionan el consumo del azúcar y los fenómenos de aceleración del crecimiento, y con ello, el adelanto de la madurez sexual de los niños, algo que nos lleva a otro terreno de máxima importancia, como las consecuencias psicológicas, pedagógicas y sociales de que la madurez sexual de una persona no coincida con el desarrollo personal natural, algo que provoca infinidad de trastornos por la tensión psíquica y requerimientos hormonales con los que se vive esa época de la vida.

    Para no hacer interminable este apartado dedicado a los niños, pese a que es un tema del que se podrían escribir muchos libros, solo decir que creo que es muy importante aplicar el sentido común y la responsabilidad como padres a estos temas, evitando a nuestros hijos la sobreexposición al azúcar y sus trastornos asociados.

    el azucar es una droga que cuesta dejar

    Una guerra muy difícil llena de tentaciones

    Hemos crecido en la cultura del azúcar, estamos enganchados, desde el más inocente de los actos, está rodeado de azúcar, una reunión familiar, un cumpleaños, una quedada con los colegas para tomar algo, ir al cine, regalar algo, incluso aunque la persona esté convaleciente en el hospital, que no falten unos bombones para la recuperación…

    Solo fue a partir de que empecé a tomar conciencia de todo esto, que me di cuenta de las barbaridades de azúcar que pasan por delante de nosotros en solo unos minutos. Me alucina ver la gran disposición que tiene cualquier local de hostelería de abarrotar tu mesa de azucarillos con unas simples consumiciones, más el azúcar de los aperitivos que acompañan las consumiciones, galletas, pastelitos, y normalmente también están las salsas por allí disponibles aunque no vayas a comer nada. Es sorprendente ver, cuando quedas con dos o tres amigos que no toman azúcar, la cantidad de azúcar que se puede acumular en tan solo un par de infusiones por unos pocos euros. Solo en ese momento te haces una idea del poder seductor del azúcar para que te lo pongan tan alegremente en todas partes, da igual la crisis, el azúcar nunca va a faltar porque es la droga y el combustible que pone el tren del consumo en marcha.

    Quien quiera empezar a hacer algo por su salud, tendrá que armarse de valor, tomar conciencia de la situación, buscar apoyo en amigos y familiares, o incluso buscar ayuda profesional, porque, dejar el azúcar, en muchos casos, es más difícil que dejar la más dura de las drogas, porque para la deshabituación de una sustancia, es importante apartarse de los ambientes de consumo, y en nuestra “sociedad moderna y desarrollada”, eso no es nada fácil.

    Los padres que quieran evitar a sus hijos los trastornos relacionados con el azúcar, tendrán que introducirse en un mundo “un tanto peligroso”, donde no sería extraño ser encasillados como unos frikis, extremistas, rígidos o bichos raros, más propio de miembros de una secta que de unos padres que solo quieren lo mejor para sus hijos. La sociedad está “adiestrada” para luchar de forma automática contra aquellos que van en contra de lo establecido y de lo que acostumbra la mayoría. Nunca faltará un “boh, pero un poco de esto que le va hacer hombre…” “Bueno, pobre niño, lo martirizas, todos toman azúcar y no pasa nada…”. Estarás rodeado de familiares y todo tipo de personas que te verán con desaprobación, que sentirán en lo más profundo de su ser, pena por el pobre niño y te verán como un radical extremista, y que seguramente estarán esperando un descuido tuyo, para introducirlo en los placeres del azúcar, convencidos de que eso es lo mejor para el pequeño.

    Tendríamos que debatir seriamente qué es que pase algo, qué sería algo preocupante para las personas como para evitar el consumo del azúcar: Los estudios demuestran la relación del azúcar y la debilidad del sistema inmunitario, infecciones recurrentes, diabetes, irritación de mucosas, carencia de nutrientes, mala salud dental, obesidad, hiperactividad, insomnio, trastornos de conducta, nerviosismo, agresividad, desmineralización y debilidad ósea, acidificación del organismo, trastornos digestivos, estreñimiento y un largo etc…

    No parece que sea algo baladí por lo que no valga la pena preocuparse, y más aún si se trata de niños pequeños.

    ¿Qué hacemos entonces?

    riegos del consumo de azucarHay que someterse a una re educación del sentido del gusto, ir reduciendo paulatinamente el consumo del azúcar, pues éste, al tener pétidos opioides,  genera un síndrome de abstinencia similar al de otras drogas como puede ser la heroína.

    Es importante desarrollar la motivación por la salud, por cuidar de nuestra vida y la de nuestra familia, tener unas nociones básicas de cómo funciona nuestro cuerpo y qué tóxicos están permitidos en nuestra sociedad causándonos todo tipo de enfermedades. Esto nos permitirá ir disfrutando poco a poco con los alimentos saludables, aquellos que sabemos que nos aportan lo necesario para la vida, y aprender a evitar, aun con mucho esfuerzo al principio, aquellos comestibles que no aportan ningún tipo de nutriente al organismo y que no hace nada más que intoxicarlo.

    Un vídeo que no puedes perderte

    El tema del azúcar es un tema duro, algo de lo que quizás prefiramos no saber, una triste historia que acarrea mucho sufrimiento y que afecta seriamente a nuestras vidas. Condiciona nuestro futuro y nuestra madurez como personas, a nivel físico, mental, emocional, social y familiar, afecta a todos los niveles y es un tema, que por complicado que sea, exige una toma de conciencia importante.

    Quiero compartir contigo este vídeo, para que por lo menos veas unos minutos, lo que puedas o te apetezca, y me gustaría que luego me compartas tus impresiones o lo que te apetezca compartir, puedes hacerlo por email o en los comentarios de la web o de nuestras redes sociales.

    Debes saber, que hay un 90% de posibilidades de que si no lo ves ahora, no lo verás nunca, o al menos en muchísimo tiempo hasta que alguien vuelva a ponerlo frente a ti. Y permíteme decirte, que es importante, pues yo no sé generar con pocas palabras, la visión general que este documental puede darte de la situación en la que todos estamos metidos, muy metidos, a unos niveles tan preocupantes que en estos momentos se me ocurren pocas cosas tan serias como esto.

    Espero haberte podido transmitir, aunque solo sea en parte, una pequeña sensación sobre el tema del azúcar y la importancia de hacer algo al respecto.

    Una cosa más: En centrodesalud seguiremos hablándote de estos y otros temas importantes para tu salud, si quieres que te enviemos de vez en cuando un recopilatorio con los artículos que mis compañeros y yo vayamos publicando, habrás visto una pantallita de color violeta arriba de todo, ahí puedes inscribirte y te mandaremos un email muy de vez en cuando con las novedades.

    También sería de gran valor para nosotros que te pases por facebook o twitter, y sigas nuestra página, nos indiques si te gusta algún artículo o compartas los que te apetezca, opines o sugieras.

    Rubén Misa

    Rubén Misa

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

     

    centrodesalud satyana terapias naturales y formacion en vigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *